jueves, 18 de diciembre de 2008

SECRETOS DE EDUCACION




El otro día mi hija fue de excursión al parque de las ciencias con el colegio. Cuando fui a recogerla, la monja que había acompañado a las niñas me dijo que había tenido que regañar a mi hija la mayor. Que se había metido el dedo en la nariz y se había comido los mocos.

Al llegar a casa mi marido y yo le regañamos, le dijimos que eso está muy feo, que además puede haber microbios en esos mocos, que por eso los expulsa el cuerpo. Al terminar el sermón a mi pobre hija Leo, mi marido y yo nos fuimos a nuestro dormitorio corriendo. Cerramos la puerta y empezamos a reirnos, abrazarnos y besarnos, como si de una pareja de película norteamericana se tratase.

Y es que, hace muchos años, cuando yo pensaba que mi marido no me veía, mientras veíamos la televisión con la luz apagada, yo me comía los mocos. Un día le pillé a él. Y se lo resalté gritándole y le dije- ¿Pero cómo te puedes comer los mocos?- Y él me respondío - cómo que te crees que no te he visto que tú también te los comes-. Desde entonces apareció una tremenda complicidad entre ambos y cada uno se come los mocos delante del otro de una manera muy natural (como si de rascarse la oreja se tratase).

Ojalá mi hija Leo el día de mañana tenga una relación de pareja tan sincera como la mía con mi marido.

15 comentarios:

caotico_jq dijo...

JAJAJAJAJA... cari, estoy por imprimir tu entrada de hoy y enmarcármela. Aún no he parado de reírme con tu emocionante y enternecedora aventura matrimonial. Qué bonico es el amour.

Pantagruel dijo...

Coño, Maritoñi, o no te entiendo bien o te has desclasao hacia la realeza. No sabía que comerse los mocos fuese tan chic.

Galán de Barrio dijo...

y se tiran pedos también uno delante del otro?

gracias!

Augusta II dijo...

¡Ja, ja, ja!

Gracias por tu visita.

¡Besos!

Efter dijo...

Maritoñi espero que no le echa los mocos a sus productos, le advierto que cosas como ésa y el glutamato monosódico me sientan mal.

arguifonte dijo...

JAJAJAAJAJA..... Diosss... eso es amor y lo de más es tontería!!....Enséñale a tus niñas esta canción de pa cuando se vayan de excursión por favor!!

"Yo tengo un moco,
lo saco poco a poco,
lo redondeo
y lo miro con deseo
y me lo como
y como me sabe a poco
me saco otro moco
y volvemos a empezar....."

Eponine dijo...

¡Qué casualidad! Justo me estaba comiendo un par de moquetes cuando estaba abriendo el blog...

Mi bisabuela decía que daba cáncer comer mocos, pero yo siempre he preferido arriesgarme pese a todo.

Mi madre en cambio decía "Ya que te gustan tanto, un día te voy a poner de comer un plato lleno de mocos", y en mi mente podía visualizar ese plato, y me relamía del gusto, y le decía ¡¡sí sí sí porfi porfi porfi!.

Landahlauts dijo...

Estooo... es un detalle muy tierno, se percibe el amor entre la pareja. Rezuma tanta complicidad, tanto secreto compartido, tanta compenetración, tanta... tanta... si me disculpas, voy a vomitar y ahora vuelvo....

Soportándome dijo...

A mi me parece una falta de educación, la verdad. Lamento este desprestigio relacional en su matrimonio.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

¿Y un 69 no sería mejor y más sano que comerse los mocos con tu marido, cada uno por separado?:-)
Besotes.

Coro dijo...

¿Y los hacen bolitas antes de comérselos?

Likuid dijo...

Cuando eres pequeño los mocos son un alimento sorpresa. Te caen a la boca como del cielo.

Los viajes que no hice dijo...

Yo también me los como. Ea.

nike dunk dijo...

cool blog

googler dijo...

leather handbags
bags
bag
handbag
handbags